El fiscal general,  Tarek William Saab, descaradamente  denuncia que empresas que fueron expropiadas por el difunto Chávez  han desfalcado al país, pero no dice cuándo procederá a acusar